El corazón más puro





Fuimos puestos en la Tierra para tratar de ser los mejores individuos que podamos ser. Fuimos traídos aquí para intentar tener el corazón más puro, ése es el examen, esa es la prueba.

¿Me ayuda mi actual pareja a encontrar ese camino? ¿Me ayuda a llevar a cabo esa realización?


En la foto, dos florecillas azules con las que me encontré hace cinco años. En el pueblo en el que nací.

1 comentario:

Anónimo dijo...

"El deseo cada vez más generalizado de encontrar una mejor manera de ir por la vida, está dando lugar a una nueva toma de conciencia, y por consiguiente, a un cambio en nuestra manera de ver las cosas: es como si una inundación espiritual estuviese a punto de purificar el mundo. Este cambio de conciencia nos está volcando hacia la introspección y, cuando comenzamos a explorar nuestro fuero interno, nos damos cuenta de la armonía y unidad, que siempre han reinado allí.
A medida que continuamos con esa introspección, nos percatamos asimismo de una voz interior en cuyo consejo podemos confiar plenamente.
Al aplacar nuestros sentidos y a empezar a escuchar esta voz interior, a encomendarnos a ella, observamos que se producen momentos de verdadera curación y crecimiento espiritual. En este sosiego en el que deja de interesarnos el conflicto de personalidades, podemos experimentar en nuestras vidas la dicha que nos brinda la paz.

Sentimos también que no somos amados ni dignos de ser amados. Esto nos deja con la impresión de que nuestros apetitos nunca se pueden saciar y de que nuestras satisfacciones son puramente transitorias.
Incluso con aquellas personas con las que convivimos íntimamente, solemos tener relaciones que fluctúan entre el amor y el odio. En tales relaciones sentimos la necesidad de obtemer algo de la otra persona. Cuando dicha persona satisface esa necesidad, la amamos; cuando no lo hace la odiamos. Sin embargo,muchos de nosotros nos estamos dando cuenta de que aún después de obtener todo cuanto creíamos anhelar en lo referente a empleo, hogar, familia y dinero, nos queda un vacío por dentro. La Madre Teresa de Calcuta denominaba a este fenómeno: "privación espiritual"(...)

(...)La mayoría de nosotros queremos librarnos del dolor, de las enfermedades,y de las frustraciones que nos agobian, pero sin renunciar al viejo concepto que tenemos de nosotros mismos. Quizá es por eso, por lo que seguimos dando tumbos, pues nos aferramos obstinadamente a nuestro viejo sistema de creencias.
El mundo que vemos que tan descabellado nos parece es un producto de un sistema de creencias.
Hay muchos caminos válidos que conducen a la transformación personal y la paz interior. Es una vida de entrega y Amor, en vez de egoísmo y de miedo. Alcanzar la autorrealización mediante la entrega(...)

(...)La presencia del Amor-nuestra verdadera realidad- de manera que podamos experimentar los milagros que el Amor nos ofrece en nuestras vidas.
Podemos optar por tener como nuestro único objetivo la paz mental y, como nuestra única función, perdonar; y podemos alcanzar la autorrealización escuchando la voz de nuestro maestro interno. Si así lo hacemos,podremos aprender a crear armonía en nuestras relaciones personales, a experimentar paz mental y a librarnos del miedo".

AMAR ES LIBERARSE DEL MIEDO
(Gerald G. Jampolsky)
Besos.
Henar.